X

¿Se puede establecer un régimen de visitas restringido?

 

Siempre que se produce una separación o divorcio de un matrimonio en el que existen hijos menores de edad, la Ley exige que, tanto si la separación o divorcio se va a producir de mutuo acuerdo como si es de manera contenciosa, la parte o partes que inicien el procedimiento debe presentar una propuesta de convenio regulador.  Este convenio regulador, que si no es presentado de mutuo acuerdo deberá ser debatido en juicio, tendrá que ser observado por el Ministerio Fiscal y aprobado por el juez y será el medio escrito que determinará todos los aspectos relativos al cuidado de los menores de edad y las relaciones con sus progenitores y éstos entre ellos. Así, obligatoriamente y como mínimo, éste convenio regulador deberá establecer todo lo relativo a la patria potestad, la guarda y custodia, el régimen de visitas y la pensión de alimentos de los menores.

 

En concreto, el régimen de visitas es el tiempo que el progenitor no custodio, es decir, el padre que no está de manera habitual a carga de los menores, tiene derecho a pasar con sus hijos. Éste período de tiempo, de manera habitual, suele consistir en fines de semana alternos y uno o dos días intersemanales. Sin embargo, el establecimiento del régimen de visitas dependerá de las circunstancias que se den en cada caso concreto y de las posibilidades del progenitor de hacerse cargo de los menores. En este sentido, es posible restringir el régimen de visitas a fin de adaptarlo, como se ha dicho, a las circunstancias del caso. Así, por ejemplo, podrá negarse al progenitor no custodio la pernocta con los menores si éste padece alguna enfermedad que le impide hacerse cargo o si tiene horario laboral nocturno por el que no podría atender a los mismos. Igualmente, también es posible en casos más extremos prohibir al progenitor no custodio estar a solas con los menores si por las circunstancias personales del mismo o de su entorno, esto pudiera suponer un perjuicio para el correcto desarrollo de los menores, estableciéndose en este caso un régimen de visitas vigilado en el que el progenitor podría pasar tiempo con los menores siempre y cuando éstas se produjeran en compañía de un tercero o, por ejemplo, en un punto de encuentro familiar.

 

En nuestro despacho de abogados en Sevilla nuestros abogados matrimonialistas pueden asesorarle sobre todos los aspectos comentados en este artículo y ofrecerle la solución más beneficiosa para la situación en la que se encuentre. Puede ponerse en contacto con Nosotros a través del correo electrónico info@leyelabogados.com.

 

Si lo necesita, en nuestro despacho de abogados en Sevilla contamos con abogados que hablan ruso y pueden atenderle en este idioma.